Reportajes... > Bridges to Babylon 1998  


Home

E-mail

Noticias STONES

OLE Tour
2016


 

ZIP CODE
Tour

ZIP CODE TOUR

 

-l4 ON FIRE
 Tour

 

Tour 50 &
Counting...

50 & Counting...

A Bigger
Bang Tour
2005/06/07

A Bigger Bang Tour

Licks Tour
Tours
Datos
Frases
Imágenes
Links
Voodoo Lounge Bar
Exposición
STONES


Visita la expo de
FERNANDO ACEVES
Encuestas
Agradecimientos
Información
Ir al CH@T
BRIDGES TO BABYLON TOUR
Diario Clarín
31-03-1998
Espectáculos
Por Fernando García
Intérpretes: The Rolling Stones
(Mick Jagger, Keith Richards,
Ron Wood, Charlie Watts y
músicos invitados)
Género: Rock
Lugar: Estadio de River
Fechas: 29 y 30 de marzo,
2 y 4 de abril...
Muy bueno

Panorama desde el puente: Una imagen de la espectacular escenografía lumínica stone, en su primer show aquí. Como el público, Jagger revoleó un pañuelo al estilo Soledad. Los arroyos amorfos y multidireccionales de marea humana (Adán y Eva rollinga) conformaban una suerte de postal en tres dimensiones, ésas que hay que mirar con ojos de vaca para distinguir la verdadera trama tras el diseño, para cuando los Rolling Stones se despedían de la isla del rhythm & blues. La isla es, desde el domingo y hasta que el grupo diga chau en su cuarta, quinta o sexta (un rumor insistente en los pasillos de River) función, el escenario que brota en el centro de la cancha y a donde los rockeros vitales y vitalicios llegan transportados por un puente levadizo de cincuenta y dos metros. 

Hasta ahí viajan Mick Jagger (el gato que está feliz y de amarillo), Keith Richards (el fabuloso calavera), Charlie Watts (el baterista zen) y Ron Wood (el absoluto identikit stone) saltando de la escenografía computarizada hasta 1965 para tocar ritmo y blues con armónica y todo. Y ahí, en la isla, es donde el diablo, que sabe por viejo pero también por majestad satánica, pasa de la observación al gesto en un minuto. 

Sí, sí. Estamos en la Argentina, tal vez el único lugar del mundo donde los Stones tienen un público tan joven. Tan reo. Tan fiel. Y donde se celebra la milagrosa permanencia del grupo agitando remeras y buzos a lo gaucho. Jagger observa (en todas las giras se aprende algo nuevo) y ­tuc!, revolea un pañuelo que le llega de la marea humana tridimensional. 

Jagger hace de Soledad, okey, y sucede algo nuevo en esta Buenos Aires lamida obscenamente por el isotipo rolling (el de la lengua, claro) desde fines de los setenta. Jagger, que le enseñó a mover las caderas a este ejército de chicos y chicas en cuero y jardinero (che, supimos tener concursos de baile Jagger aquí), está aprendiendo de ellos el paso de la semana. 

Entonces el eslogan ese que dice que "los stones son argentinos" es más que un lugar común, y se cumple porque Mick Jagger (mejoró ostensiblemente su castellano) se mueve como sus criaturas del Cono Sur pero más, porque para esta gente el grupo sigue siendo el más caro sinónimo de rock. Exactamente la obsesión que los hace a ellos seguir en pie: ser la banda de rock and roll más grande del mundo. 

Para eso los Rolling Stones han evitado seguir rodando como una orquesta típica a lo B.B.King y prefirieron defender su cetro en las cambiantes mareas del pop. Entonces, los tenemos compitiendo codo a codo con la tecnología de los U2 (esta vez la vedette absoluta fue la imagen: un infierno, los seguidores y la mejor definición posible en la pantalla) y cumpliendo con los requisitos que la industria impone: discos nuevos, videos, giras bate-récords y disco en vivo de la gira bate-récords. 

Todo esto queda claro en River siguiendo la lista de temas que el grupo elige para su debut local del tour Puentes a Babilonia. Están los superclásicos (por suerte privilegian la versión sixtie de Bajo mi pulgar a la rancia del disco en vivo del 82), los rescates emotivos del archivo (la balada Hermana morfina fue el momento musical más alto) y el compromiso de estrenar temas nuevos. 

¿Temas nuevos? ¿Para qué? El disco anterior, Voodoo Lounge ya ni lo tocan y es posible que las páginas de Puentes a Babilonia que sonaron el domingo estén ausentes si (Dios, ¿sucederá?) el ciclo de la vida stone (post-vida a esta altura) se renueva en el próximo siglo. De hecho, es Start me Up (según Juanse, la Sinfonía stone) el tema emblemático más moderno que el grupo toca y que la gente espera. Y tiene... ­dieciséis años! Sucede entonces que Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts (otra vez la ovación increíble) y Ron Wood (el "puto loco", según Mickie) terminan siendo los intermediarios más valederos entre el público, el espectáculo grandioso de música pop y Rolling Stones, palabras mágicas que aún hoy son usadas como contraseña de rock. Entonces, el nombre del grupo está más allá de lo que estos músicos y sus invitados (el público ya le dio categoría de ídola a la negra Lisa Fisher) puedan hacer sobre el escenario. 

Los intermediarios están lejos de ser la mejor banda de rock del mundo pero, obvio, son quienes más cerca están de esa entelequia en la que el público deposita su fe de una manera conmovedora. Y hay momentos durante este show por donde circulan canciones que, más que buenas, malas o lo que fuera, resultan definitorias, en los que el eco del momento en que fueron escritas llega misteriosamente al oído. 

Tenemos uno cuando empieza todo y la figura pequeña de Richards avanza bajo una pantalla que escupe fuegos de pirotecnia. El stone más venerado por su tribu toca la introducción de Satisfaction (en la soledad del poder tecnológico) y tenemos en estado puro la secuencia de la película en la que los Rolling dejaron de ser una estudiantina del blues de Chicago para saltar hacia adelante y llegar hasta hoy. 

Esas notas los hicieron eternos, y ahí los tenemos en la improbable tarea de acompañar desde el escenario un nombre, una marca, una fe, que vivirán para siempre. Por la tarde, durante una transmisión radial que cubría los preparativos con la expectativa de un día D, una locutora se preguntó: ¿Es esto perfectible? La respuesta está en las mismas personas del megaescenario de River, veinte años atrás.

Historia | Discografía 
Letras en ingles | Letras en español
Reportaje, notas  | Te recomendamos
Mick Jagger  | Charlie Watts & Ron Wood  | Keith Richards
Keith Richards 1992  | Voodoo Lounge 1995  | Bridge to Babylon 1998
  | Bigger Bang Tour 2006 |
Midnight Rambler
rollingmania.com | stonesmania.com.ar | rollingmania.com.ar
Buenos Aires, Argentina
"Capital Stones Mundial"
marcelo@rollingmania.com
Resolución 800x600 pixels - Internet Explorer